sábado, 26 de mayo de 2018

Fotaza de Miguel Poveda recibiendo a Estrellas Eternas 25.5.2018







Una imagen vale más que mil palabras. 

Dicen que hay que soñarlo para vivirlo. PUES NO. 
Ni en mis mejores sueños pasan cosas así. 

Nunca olvidaré éste día que podía haber sido y era muy triste, este día hubo dos acontecimientos que hicieron que mi vida y mi ánimo cambiara.


El primero un gran amigo que admira a Miguel Poveda por su arte, y el segundo, Miguel Poveda recibiendo a Palabras de Estrellas Eternas y por ende a sus protagonistas, esas dos almas flamencas y angelicales. Cuanto amor.

Este gran momento lo viví en una firma de discos en el FNAC de Barcelona. 
Fue el antídoto a mi noche oscura.
Cuánto amor tiene este músico. Amor humano y de nuevo las Eternas vienen a poner luz.
Humano, por la manera que acogió con palabras y con tanto amor el manuscrito. Véase la fotografía.

Solo lo que amas de siempre, y conoces de siempre te puede llevar al cielo. 
Y de nuevo el libro vino a mi rescate. 
Al igual que sus protagonistas, esas almas que se conocen y se reconocen poco a poco en silencio y libertad.

Gracias Padre, Hijo y Espíritu Santo y bendito. 
Hágase tu voluntad porque sin soñarlo 
ya me lo diste.

Gran Miguel, Gran Rafael, Grandes Estrellas Eternas, y yo dejé con mis letras mi granito de arena, él con su música, la del alma, la que sentí en aquella tarde, en aquella firma.


Rosa María Vargas en un 25 de mayo emocionado

Cuanto arte


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs